Cambiando los rituales, pero haciendo

Image

La primera vez que leí tazas fue en un barrio muy bonito de Padre La Casas, allá en la isla, pero ahora, estando tan lejos, estando en un país tan largo no puedo leer tazas porque aquí no se toma tanto café, aquí se toma mucho té. Lo que hago es esperar que la cordillera se llene de humo y me voy caminando y hago un hoyo en la tierra, ahí: entro mis pies (descalzo, por supuesto) y con varias semillas de almendra adivino lo que pasará y hago un sorbo y me sano de todos los males que dejan las lenguas representativas del mal, veo como va saliéndose el color negro a las paredes cuando regreso a la casa y el agua baja roja por los ríos que nacen en Los Andes.Como no pude traer a San Miguel en una foto, cojo una de Johnny Ventura que encontré en Internet y la uso como si él fuera un santo, como si él fuera un misterio, como si él fuera el responsable de todos los dones del mundo; del agua, del aire, del fuego, de la tierra, como si en algún momento su orquesta de merengue dominicano pasara a ser la orquesta que suena cuando uno entra en un trance y ve colores, y más colores y gallinas prietas y todas esas cosas que tienen que ver con lo que ahora forma parte de la identidad de uno.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Vídeo performance Doers Johan Mijail Castillo

Es el registro en vídeo a de la acción “Doers”, que nace dentro del proyecto de literatura y performance “Pordioseros del Caribe”, donde se hace un experimento sobre y desde tres factores de vital importancia en el entendimiento de esta forma de arte contemporáneo; la performance; el movimiento, el tiempo y el espacio, respectivamente. Movimiento, mediante la improvisación de la danza y el psicodrama analítico. El tiempo, mediante lo duracional de una misma acción en un espacio concreto. El espacio, mediante la introducción del cuerpo en un lugar y la comprensión de este.

Deja un comentario

enero 5, 2013 · 10:23 pm

Lectura Metaficción

Publiqué en 2011 el poemario “Metaficción” que es una mirada a Santo Domingo, una mirada que recoge lo que quería decir de una ciudad que me ha dado todo y que le he dado todo. Construyo desde lo más modesto un imaginario mediante las letras. En este momento estoy en Chile y fui invitado al programa radial “Mejor hablar de ciertas cosas”, al final del dialogo me motivaron a leer algunos poemas, eso registra este vídeo. Un gusto escribirles, siempre.

Deja un comentario

diciembre 26, 2012 · 12:56 am

el moreno V. II

El moreno sabe qué hacer y cómo hacerlo, el moreno es un súper hombre sin la necesidad de una capa. El moreno no se desayuna, come aire en la mañanas, el moreno tiene los brazos más grande que los brazos del diablo. El moreno cuando besa te lleva al cielo y de ahí bajas, como si fuera en una nave pero de colores, de esos que se ven en el arco iris, a veces. El moreno no es una gente, él es toda la gente, la gente es él. El moreno somos todos nosotros, los dominicanos en potencia ecológica. El moreno no estudia pero sabe muchísimo de antropología. El moreno da clases en una universidad de NYC, manda remesas, construye casas. El moreno no existe. Es una estatua con un foco en la boca que te dice dónde ir cuando estás perdido y quieres llegar al Faro a Colón. El moreno aparece cuando nadie te toca, cuando nadie lo necesita está ahí dispuesto a coger gu’to contigo. Sabe francés, inglés, portugués. El moreno es tan brillante que construyó su propio dialecto y lo enseña por una página de internet. El moreno ya es una figura pública. Llamaron por teléfono para dar la noticia; el moreno soy yo. Y cuando me entero comienza a sudarme la espalda.

Ahora que soy el moreno la cosa es diferente:

1. El abanico de casa no se para.
2. La lengua se me vuelve un moretón.
3. Salomé Ureña no está muerta.

Ahora que soy el moreno la gente hace ruedas de prensa porque saben que yo soy el hombre, que yo soy el moreno del que todos hablan. Llegará un momento donde ser el moreno me cansará, yo lo sé, ustedes lo saben, los demás lo saben. Yo quiero vivir de nuevo en el batey. El moreno no tuvo tiempo de cansarse porque se murió de Sida.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

#martesdeluto

Opinión respecto a un llamado hacia la movilización civil por rechazo a una nueva reforma fiscal en la República Dominicana.

Estoy del lado de lo constante, que si bien traen consigo cambios culturales y de comportamiento, tarde su tiempo. Entiendo, que la acción es primero individual para hacerse colectiva, no descarto en lo absoluto este martes de unión ciudadana, pero mañana es miércoles y luego jueves y se cumple el calendario. Hay muchísimas otras formas de demostrar rechazo desde lo personal que implica exclusivamente sacrificio personal, pero también es una forma de llegar a lo deseado. Qué bonito gesto patriótico sería, por ejemplo, no colarte en la fila mientras tu hijo o hija te ve. Eso es hacer patria. Educar y formar. Ese pequeño observador en su edad de adulto tendrá menos posibilidades por no optar por lo corrupto. El ejemplo de vida, le llaman. No sé si estoy explicándome, pero ahí va el hilo. Una mujer muy brillante escribió “hasta en el bulto se hace”.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

el hoyo

Era una autopista roja y el ronco del ruido del vehículo en que iba. Habíamos dejado la ciudad de Santo Domingo para encontrarnos con la maleza del campo y a la vez con nosotros mismos. Estábamos muy centrados en la búsqueda individual, cada uno. No había leído el periódico, cosa rara, por eso le dije a Yan que me pasara su iphone, desde él pude, rápidamente hacer contacto con el mundo como si ya no estuviera yo en el mismo mundo. Para mí, la globalización es una ilusión y el reiterado tema de los feminicidios un fenómeno social tan complejo que se había reducido a simple espectáculo. Muchísimos kilómetros lejos de la ciudad a la que le he dado todo y le seguiré dando aunque los kilómetros sean logrados con un avión. Se me seca algo dentro cuando frena Julio, había frenado tan brusco que además había dejado caer el aparato que me habían prestado. Salimos del vehículo. Era la Policía Nacional. Un señor alto, de unas 190 libras me invita a identificarme, le digo mi nombre mientras voy inventando en mi cabeza una historia.

… Que los zapatos me aprietan …
… Que yo no sé inglés …
.. Que vamos a un retiro de yoga …

Aterrizo.

No uso cartera. Así que perdí tiempo buscando una en mi bolsillo derecho.
¿Estaba viviendo o perdiendo mi tiempo? ¿Cómo era eso: un hombre sin cartera? Le digo al oficial que me de unos segundos y del bolsillo izquierdo saco el documento. Los muchachos, que no tuvieron que identificarse, escuchan al señor decirme “pueden irse, disculpen el inconveniente. Disfruten su viaje”, entran al carro calmados porque siempre el problema es conmigo y yo nunca he sabido por qué. El problema siempre soy yo, el del inconveniente siempre soy yo. La humanidad completa detrás de mí, pidiendo mi cabeza, siempre.

Yo creo que es algo en mi forma de hablar lo que altera a los otros o sino mi bigote, o la obsesión infantil de comer servilletas. Lo único que yo recuerdo, de todos estos años, es lo feliz que sigo siendo.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿Hacia dónde vamos?

Colaboración escrita por mí para el catálogo del Centro Cultural de España de Santo Domingo, sobre la instalación que expuso la artista Patricia Castillo, en 2011.

El viaje se hace hacia el pasado y nos encontramos con la historia; los recuerdos, lo más básico de nuestro proceso de construcción como seres humanos, luego está el presente determinado por un ahora y un espacio del día-día y luego entramos en la duda hacia ¿dónde vamos? Que sería el resultado de ambas, el pasado y el presente, manifiesto en una interrogante con respecto al futuro. Es esta inquietud la que da como referente la base de la creación de esta instalación que más de cuestionar algo en específico, entiendo, cuestiona el proceso creativo de la artista y a su vez una condición muy importante, la insularidad, respectivamente. En la primera se hace notar por los elementos que de forma magistral la misma utiliza con propiedad para ir determinando símbolos que la ayudan a la construcción de una semiótica muy propia de la artista en su trabajo de siempre, la ropa por ejemplo, que sería una parte importante de su proceso porque es diseñadora de modas, pero esta vez no utilizada para vestir personas, sino para la creación de una atmósfera lúdica que podría sintetizar o más bien concretar la idea de que sí es posible la utilización de elementos convencionales en otros espacios con el fin de crear o de recrear nuevas realidades y en la segunda, como si la insularidad fuera otro motor de reflexión importante toda la instalación construye o proyecta una isla que será ese espacio a cuestionar, ese espacio que comparte la artista con su vida, proceso y los espectadores para unirse en un mismo punto a tratar de dar respuesta a la interrogante ¿hacia dónde vamos? como si importara, como si la posmodernidad y el arte contemporáneo no dejara espacio también al futuro y se centrara únicamente al presente. Se trata entonces, de llevar una pieza que cuestiona ambas partes y propone a su vez un diálogo con una manifestación nueva del arte, que si bien no tiene una explotación mayúscula como la pintura, es vital en el arte de vanguardia, porque permite además de la desmaterialización del objeto artístico una presencia mucho más profunda en la experiencia personal de la creadora.

Johan Mijail Castillo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized